Qué hacer cuando un bebé llora. Al principio de su vida, los niños se comunican llorando. Por el llanto del bebé, sabes si tiene hambre, frío, cansancio, inseguridad, dolor o malestar. Es importante que los padres traten de identificar qué está pasando para resolver cada situación.

El bebé llora de manera diferente dependiendo de lo que esté sintiendo. Al principio, puede ser difícil de identificar, pero a medida que viven con el bebé, los padres comienzan a interpretar las necesidades del niño. Es relevante mantener informado al pediatra sobre el comportamiento del niño, así como consultarlo si algo sale fuera de lo común.

¿Por qué llora un bebé?

Por qué llora un bebé

El llanto sirve para diferentes propósitos. Además de pedir ayuda cuando tienes hambre o estás incómodo, el llanto te ayuda a liberar tensiones o a evitar sonidos y sensaciones demasiado intensas. Los lugares ruidosos, por ejemplo, pueden resultar molestos.

El bebé puede tener periodos difíciles durante el día, en los que llora mucho aunque no tenga hambre, esté incómodo o cansado. Nada de lo que hacen los padres parece ayudar. Pero después de la crisis, puede parecer más activo y,de repente, dormir profundamente.

Este tipo de llanto rápido parece ayudarlos a deshacerse del exceso de energía para que puedan volver a un estado más pacífico y satisfecho. Situaciones como esta son más frecuentes por la noche, justo cuando los padres están exhaustos.

A veces, los tipos de llanto se superponen. Los recién nacidos, por ejemplo, pueden despertarse con hambre y llorar por comida. Si los padres no responden rápidamente, su deseo de comer puede dar paso a un gemido de enojo.

A medida que el bebé madura, sus llantos se vuelven cada vez más fuertes e insistentes. También comienzan a variar más para transmitir diferentes deseos. La mejor manera de lidiar con el llanto es responder con prontitud en los primeros meses de vida.

Motivos de llanto de un bebé

Llorar está bien y es totalmente común. Estas son las principales razones del llanto en los bebés:

  • Hambre
  • Pañal mojado o sucio.
  • Cansancio
  • Sentir frío o calor
  • Aburrimiento.
  • Sobre estimulación

Cómo identificar los principales motivos de llanto

Cómo identificar los principales motivos de llanto

Al igual que los adultos, los bebés tienen personalidades. Cuanto mejor conozca a tus hijos, más fácil será para ti entender lo que quieren. Sin embargo, es posible ser consciente de algunos patrones que provocan los principales tipos de llanto:

Hambre: si tu bebé fue amamantado hace tres o cuatro horas y acaba de despertarse, probablemente tenga hambre. Alimentarlo hará que deje de llorar.

Cansancio: Cuando el bebé está bajo de energía, pierde interés por las personas y los juguetes, se frota los ojos y bosteza, son signos claros de cansancio. Para dejar de sentirte irritado y dejar de llorar, debes tomar una siesta.

Molestias: si un bebé está incómodo (mojado, frío o caliente, por ejemplo), es probable que se retuerza o arquee la espalda mientras llora. Para resolver el problema, mira el pañal y quítale o ponle una capa de ropa para tratar de averiguar qué está causando el malestar.

Dolor: un grito de dolor es repentino y agudo, como cuando un niño mayor o un adulto se lesiona. Puede incluir gritos largos seguidos, con una pausa para recuperar el aliento. Cuando se recupera, empieza a llorar de nuevo. Para saber cuál es el dolor, tómale la temperatura, quítale la ropa para buscar hematomas y, si es necesario, llévalo al médico.

Molesto por demasiados estímulos: Si el ambiente es ruidoso, con música alta y hay mucha gente intentando llamar la atención del bebé, puede que cierre los ojos y empiece a llorar. Todo lo que necesita es un poco de paz.

Bebé enfermo: Un llanto débil y acompañado de gemidos puede indicar que el bebé está enfermo. Esta es tu manera de decir «Me siento muy mal«. La consulta al pediatra es muy importante.

Frustración: cuando el bebé está aprendiendo a controlar sus manos, brazos y pies, puede intentar llevárselos a la boca, alcanzar juguetes y otras travesuras. Puede llorar de frustración y todo lo que necesita es un poco de ayuda.

Soledad: Si tu bebé se duerme en tu regazo y se despierta un rato después llorando solo en su cuna, es posible que esté extrañando el calor de tus brazos. Levantarlo de nuevo puede calmarlo.

Preocupación o miedo: los bebés pueden asustarse cuando terminan en el regazo de un familiar o un extraño. El niño necesita tiempo para acostumbrarse.

Aburrimiento: a medida que se desarrollan, los bebés quieren explorar el mundo. Mientras hablas con un amigo, es posible que se canse de estar sentado en las rodillas o el carro y comience a llorar. Probablemente, solo necesites algo con lo que distraerle, como un juguete. Cambiarlo también puede funcionar.

Cólicos: si tu bebé llora desconsoladamente durante largos ratos durante el día, es posible que tenga cólicos. Cuando este es el caso, llora durante horas, generalmente durante la noche.

COMO CALMAR AL BEBE

Hay algunas maneras de consolar a un bebé que llora mucho:

  • Mientras amamanta, cambiar su posición puede funcionar.
  • Algunos bebés se sienten más cómodos cuando usan más ropa o una manta.
  • Sostén al bebé en tu regazo o colócalo cerca. Habla con él, baila y canta.
  • Mueve el carro hacia adelante y hacia atrás o sal a caminar.
  • Si hace calor, quítale la ropa y masajea suavemente y con firmeza. Pero evita utilizar aceites y lociones durante el primer mes de vida.
  • Un baño tibio puede calmar.
  • A veces demasiada emoción puede despertarle. Después de la comida, trata de acostalo y déjalo descansar.
  • Pide consejo a tu pediatra.

Cuando buscar ayuda

Cuando buscar ayuda

Como ya hemos mencionado, existen varias razones pueden causar un llanto excesivo. Esto puede ser agotador y aterrador para los padres, pero no siempre es motivo de preocupación.

Una de las razones del llanto excesivo es el cólico. Ciertos médicos creen que pueden ser causados ​​por dolor de estómago o abdominal.

Por lo tanto, consulta a tu pediatra para comprender si hay alguna causa específica que deba tratarse. En este artículo tratamos más a fondo todo lo relacionado con los cólicos y que alimentos evitar.

Si tu bebé llora constantemente y no puedes distraerlo o consolarlo, o si su llanto es inusual, es posible que esté enfermo.

Fíjate si el llanto va acompañado de otros síntomas. Tómale la temperatura y observa si está durmiendo más de lo habitual, si tiene un color diferente, si tiene erupciones o lesiones, si respira con dificultad o hace ruidos al respirar.

Cuando notes algo diferente a lo normal, llévalo al pediatra.