Como saber que estás lista para ser madre. En algún momento de sus vidas, muchas mujeres se preguntan: «¿Estoy lista para ser madre?».

En ocasiones, lamentablemente, se debe a la presión social, pero, independientemente de las expectativas de los demás, lo importante es tener en cuenta lo que la pareja piensa sobre tener hijos.

Traer un hijo al mundo requiere planificación y compromiso. El pequeño exigirá tiempo, dinero y energía a sus padres, en un viaje que cambiará por completo la rutina y la dinámica de la pareja.

Por tanto, además de un sentimiento sobre la maternidad, hay que tener en cuenta otros indicadores para saber si estás preparada psicológicamente para ser madre, y la decisión nunca debe ser unilateral en la vida en común.

Dicho esto, repasemos los otros signos que pueden ayudarte a determinar si estás lista para quedar embarazada, es decir, si es un buen momento para formar una familia.

6 formas de saber que estás lista para ser madre

seis formas de saber que estás lista para ser madre

A continuación vamos a daros y explicaros 6 señales que te permitirán averiguar si estás lista para ser madre:

  1. Te obsesionan los bebés de otras personas.
  2. Has cuidado de otros niños con éxito.
  3. Dedicas tiempo a mirar productos para bebés.
  4. Sabes controlar tus finanzas.
  5. Eres emocionalmente estable.
  6. No tienes miedo al cambio de vida.

1. Te obsesionan los bebés de otras personas

Tu hermana, prima o amiga de la infancia se ha quedado embarazada. Estás eufórica con la noticia como si fuera tuya y luego vives todo el embarazo. Así, insistes en estar presente durante todo el proceso, leyendo todo al respecto y siguiendo cada examen.

Das consejos sobre el nombre, tipo de parto a realizar, el profesional que traerá al bebé al mundo, etc. Cuando finalmente nace, ofreces ayuda constantemente y estás ansiosa por estar cerca del niño o niña.

Si te has sentido identificada o has hecho cosas similares, es un aviso muy claro sobre tu deseo de ser madre.

2. Has cuidado de otros niños con éxito

Has cuidado de otros niños con éxito

Los bebés son hermosos, pero dan mucho trabajo. Aunque el niño no sea pequeño, necesita estar vigilado en todo momento, alimentarlo, higienizarlo, medicarlo… Es una lista interminable de tareas pendientes.

Si has podido manejar esta situación durante una cantidad significativa de tiempo, controlando las crisis de llanto, matutinas y de sueño sin asustarte o huir de la descendencia de un amigo o conocido, ya has demostrado una habilidad especial para los desafíos de la maternidad. 

3. Dedicas tiempo a mirar productos para bebés

Un día estás viendo zapatos rojos para ti, al siguiente, zapatos rojos para recién nacidos. Si te has encontrado varias veces buscando en internet o caminando por los pasillos de tiendas o segmentos infantiles, esto puede ser un aviso de que el deseo de ser madre está más fuerte que nunca. Más aún si el deseo de quedar embarazada o adoptar continúa después de consultar los precios de los productos.

4. Sabes controlar tus finanzas

Ser madre es caro. Todo lo relacionado con la maternidad es caro. Desde el nacimiento hasta la creación del pequeño. Tu hoja de cálculo de gastos mensuales se volverá del revés porque el niño se convertirá en la prioridad de todo, tus gastos y ganancias. 

El niño tendrá necesidades específicas, gastos médicos, medicamentos, perderá artículos rápidamente debido a la velocidad de desarrollo.

Tendrá que ser atendido por alguien en tu ausencia. Si eres una persona con muchas deudas, que tiende a hacer compras impulsivas o te resulta difícil permanecer sin entrar en números rojos, edúcate financieramente primero. Pasar por dificultades financieras con un hijo es mucho peor que estar «solo» con tu pareja.

5. Eres emocionalmente estable 

Eres emocionalmente estable

La maternidad provoca un maremoto de transformaciones en la realidad femenina y en su estado anímico.

Cambios en el cuerpo, hormonas, forma de pensar, dinámicas de relación, prioridades, sueños y metas.

Además de los cambios, siempre habrá una serie de preocupaciones relacionadas con el hecho de que ahora eres legal, financiera y emocionalmente responsable de otra persona.

Tienes que ser capaz de lidiar con todas estas inseguridades de una manera saludable. Si te sientes lo suficientemente madura para ser madre, esta es una gran noticia.

6. No tienes miedo al cambio de vida

¿Eres alguien fácilmente adaptable al cambio? Si es así, ya eres capaz de tener hijos.

Tus horarios cambiarán y toda la rutina estará condicionada a las necesidades del niño. Tu pareja también participará en esto y probablemente asumirá más responsabilidades domésticas. Habla mucho con tu pareja. Si ambos os sentís cómodos con esto, Podreis emprender el viaje a la paternidad sin problemas.

Coronar una relación con un bebé es el mayor y el mejor regalo que se pueden dar las personas con el deseo de tener una gran familia. Si las señales indican que estás lista para ser madre, a pesar de los desafíos, piensa en la sensación inigualable de poder vivir esta experiencia. Sobre todo al lado de la persona que eligió compartir la vida.