Cómo hacer que tu hijo disfrute de la lectura. Si queremos fundar el hábito de la lectura en nuestros hijos, debemos presentarles los libros desde bien pequeños. Ver a sus padres leer un libro hará que el niño sienta interés en ellos. Si además, antes de dormir les leemos una historia ya tenemos gran parte del trabajo hecho para que no sientan que los libros son de otra era.

Es esencial que los padres se tomen el tiempo para monitorear el desarrollo de lectura del niño. Ver que tipo de historias le gustan y ofrecerle variedad para que pueda elegir. Para eso, desde Porumba.com hemos enumerado unos consejos que te ayudarán en este importante proceso.

Cómo hacer que tu hijo disfrute de la lectura paso a paso

 tu hijo disfrute de la lectura

Con los libros hacemos volar nuestra imaginación. Mientras leemos nos imaginamos en nuestra mente a los personajes, lugares y todo lo que va ocurriendo. Pero si queremos que nuestros hijos también sientan el placer de la lectura, debemos llevar a cabo una serie de pasos.

  1. Crea momentos de lectura compartida. De preferencia, establece una rutina en la que leas junto con el niño al menos 3 veces por semana.
  2. Negociar con el niño la elección de libros. Es importante que ellos participen en la elección de los libros que quieren leer, pero también le corresponde al adulto presentar obras que puedan desafiar al niño en este proceso de lectura.
  3. Dejar libre al niño para su tiempo de lectura, sin juzgar ni establecer un patrón de lectura. No establezcas reglas como tener que leer sentado, acostado, en la sala, en la cocina o en el dormitorio.
  4. Leer un buen cuento es un momento para que niños y adultos se rindan a la magia de la ficción. Aquí, ambos necesitan estar cómodos y a gusto en un lugar que os proporcione seguridad, ya que tendrán nuevas experiencias.
  5. Busca escuchar más que hablar sobre el libro y la historia.
  6. Haz preguntas a los niños que puedan tener respuestas distintas a «sí» o «no».
  7. Observa al niño en los detalles. Los detalles pueden mostrar las principales claves que abren un universo de interrogantes sobre el comportamiento lector del niño.
  8. Llevar un “diario de lectura”, ayuda a los niños a registrar cómo fue su experiencia de lectura, qué personajes fueron los que recordaron, críticas hacia el libro, repensar la historia, entre otras posibilidades. Un espacio que contribuya no solo a la fijación de lo captado del relato, sino también a la subversión de este relato y la construcción de uno nuevo a partir del repertorio infantil.
  9. Da el ejemplo y no te rindas. El ejemplo es la mejor manera de educar. Lee, reparte tus libros por la casa, habla de lo que lees en las comidas familiares, trata este universo con pasión. Esto contagiará al niño y le creará curiosidad por sumergirse contigo en el mundo de la literatura.

Estamos seguros que si sigues estos pasos a tu hijo le empezará a interesar la lectura. Recuerda que no es fácil que los niños adquieran un hábito, pero los padres son el mejor ejemplo, y si te ven a ti emocionarte con un libro a ellos también les interesará.

Ser padre o madre no es fácil, por eso te recomendamos que leas Educación positiva: qué es y cómo ponerla en práctica.