Cómo aliviar el dolor de espalda durante el embarazo. El dolor de espalda puede dificultar la movilidad y causar algunas molestias en el bienestar de la mujer en esta etapa.

Afortunadamente, es posible adoptar métodos capaces de aliviar este malestar, permitiendo a la futura madre pasar por el proceso de una forma más sana y tranquila.

Para que descubras cómo aliviar el dolor de espalda en el embarazo, desde Porumba hemos preparado este post reuniendo 8 consejos que pueden ser de gran valor para las mujeres embarazadas.

Sin embargo, antes de comenzar con los consejos, creemos que es importante conocer las causas del dolor de espalda en el embarazo.

¿Por qué el dolor de espalda es común en el embarazo?

Por qué el dolor de espalda es común en el embarazo consejos

Durante el embarazo, el cuerpo de una mujer sufre varios cambios, causados ​​por cambios hormonales y la expansión del útero. Entre ellos, el más claro es el crecimiento del vientre de la mujer, que se produce de acuerdo con el desarrollo del feto.

Pero este sobrepeso es precisamente el culpable de los dolores de espalda recurrentes de las mujeres embarazadas, especialmente en el 2º y 3º trimestre del embarazo.

Cuanto más grande es el útero, más presión ejerce alrededor de los vasos sanguíneos, lo que reduce el volumen de sangre hacia la parte inferior de la columna. Con esto viene el dolor frecuente en la región.

El dolor de espalda en el embarazo perjudica la movilidad de la mujer, dificultando procesos considerados simples, como levantarse, sentarse y caminar.

Nota: No hay evidencia deque el dolor de espalda de la mujer embarazada esté relacionado con el desarrollo del bebé, más allá de su propio soporte y peso. Su complicación afecta directamente el bienestar de la madre.

8 consejos para aliviar el dolor de espalda durante el embarazo

Si bien no es posible prevenir el dolor de espalda durante el embarazo, algunas acciones pueden ayudar a aliviar el malestar.

Lo ideal es que la mujer embarazada opte por métodos naturales y paliativos, como mostraremos a continuación.

La automedicación está contraindicada durante el embarazo. En casos más severos de dolor de espalda, el ginecólogo debe evaluar y recomendar las soluciones adecuadas.

1. Usa compresas de agua caliente

Las altas temperaturas ayudan a relajar los músculos, aliviando dolores y molestias. Por ello, un consejo imprescindible para las futuras mamás es aplicar una compresa de agua caliente en la zona del dolor, envuelta en una tela fina para no quemar la piel.

Otra opción que involucra el uso de agua caliente es tomar un baño tibio, dirigiendo el agua hacia la región.

2. Pide un masaje

Al igual que el agua caliente, los masajes ayudan a aliviar la tensión muscular del cuerpo. Por lo tanto, pídele a una persona de confianza que lo realice, utilizando un aceite de masaje.

Si lo recomienda tu médico, también se recomienda acudir a profesionales, como un fisioterapeuta o un masajista.

3. Cuida tu postura

Mantener la espalda recta y apoyada es clave para aliviar el dolor en la región. La mala postura puede debilitar los músculos de la espalda, afectando la columna vertebral y causándote dolor.

4. No pases demasiado tiempo en la misma posición

Sentarse o estar de pie durante mucho tiempo puede traer dolor de espalda a la superficie. Intercalar ambas posiciones proporciona mayor comodidad y alivia las molestias. 

Si sueles pasar mucho tiempo sentado, intenta levantarte cada hora para caminar un poco, estirar las piernas y estirar la columna.

Si permaneces mucho tiempo de pie, procura sentarte de vez en cuando en un lugar cómodo para descansar la columna y las piernas.

5. Adoptar nuevos hábitos a la hora de acostarse

Para aliviar las molestias en la espalda, intenta acostarte de lado, colocando una almohada o una almohada entre las piernas. Otra sugerencia es acostarse boca arriba, pero colocando una almohada debajo de las rodillas.

6. Evita llevar peso

Es fundamental que la embarazada no lleve bolsos, carteras, mochilas, maletas u otros objetos pesados. Después de todo, es precisamente el exceso de peso lo que está sobrecargando tu columna.

Si es necesario, trate de no doblar la columna. Si necesita agacharse, no se incline hacia adelante: mantenga la postura recta y doble las rodillas.

7. Usa zapatos cómodos

Como los zapatos de tacón tienden a sobrecargar la columna y las rodillas, el consejo es evitarlos durante el embarazo.

Elige usar zapatos más bajos, ortopédicos y cómodos que no ejerzan presión sobre tu espalda ni peso sobre tu talón.

8. Practica ejercicios físicos

Si lo recomienda el ginecólogo, la práctica de ejercicios físicos ligeros (como caminar, pilates, natación y aquagym) puede aliviar -y mucho- el dolor de espalda en el embarazo, ya que fortalece los músculos y alivia la presión en la zona.

¿Qué hacer si el dolor de espala es muy fuerte durante el embarazo?

El dolor de espalda en el embarazo es muy común debido al exceso de peso que lleva la mujer en esta etapa de la vida.

Si el dolor de espalda es latente e interminable, es fundamental hablar con tu ginecólogo para que investigue el caso. Dependiendo de la situación, solo el especialista podrá indicar un medicamento para remediar las molestias.

También es posible que el ginecólogo recomiende sesiones de fisioterapia, que ayudan a aliviar los síntomas del dolor lumbar.

Independientemente del método elegido, lo principal es buscar formas de garantizar el bienestar, promoviendo un embarazo más tranquilo y confortable.